4 acciones para romper con tus creencias limitantes a la hora de emprender

4 acciones para romper con tus creencias limitantes a la hora de emprender

Contenido

Hace un mes, aproximadamente, apliqué a una posición de trabajo en la empresa que más admiro en mi área (creación de contenido/copywriting). Lo hice motivada por una amiga que me envió la vacante. 

La verdad es que yo ya había visto la publicación. Sin embargo, el año pasado había aplicado a una posición más elevada y no fui seleccionada. Así que al ver esta nueva vacante hice caso omiso pensando que sería inutil, hasta que mi amiga insistió y me dije: No tienes nada que perder. 

Llené el formulario que requerían y, para mi sorpresa, me enviaron un correo diciendo que pasaba a la siguiente fase la cual consistía en hacer una prueba escrita que debía enviar antes de finalizar la semana. 

Esta prueba era literalmente LA PRUEBA, no porque fuera difícil sino porque iba a ser medida por la persona que más admiro en mi área y no me sentía preparada ni a la altura. De todas formas, me gusta ser responsable así que después de mucho borrar y re-escribir, envié la prueba. 

Pasaron semanas y nada de recibir respuestas. Algo que ya había visto venir porque [obvio] no estaba a la altura. Sin embargo, un día revisando mi correo electrónico, veo un mensaje proveniente de la lista de newsletter de la persona en cuestión que dice: Queremos saber más de ti. Haz pasado a la siguiente fase. Ellos estaban teniendo problemas con sus correos y habían intentado contactarme pero todo me llegaba a SPAM. 

Para no hacer la historia más larga, tuve la entrevista de trabajo y en ella me dijeron que de las más de 300 personas que aplicaron, solo eligieron 5 y yo estaba en esa elección. 

Si alguien ha pasado toda su vida luchando con creencias limitantes, he sido yo. Una y otra vez vivo en una lucha constante para vencer y cambiar esas creencias que me impiden lograr lo que quiero. 

Así que cuando tuve la oportunidad de ver el Masterclass de Ivanna Lajara sobre cómo romper las creencias limitantes y accionar, me sentí muy identificada. 

Y es que, aunque no lo creas, tus creencias (ya sea limitantes o no) influyen directamente en la manera en la que desarrollas tu proyecto (si es que terminas de lanzarte). Ahora bien, ¿Qué es una creencia limitante? Ivanna las define como esas “creencias inconscientes que rigen tus acciones”, básicamente son verdades que entiendes como reglas en tu vida y que se reflejan a través de tu comportamiento y conducta. 

«No te limita lo que crees que no sabes, sino te limita lo que no sabes que crees». 

-Ivanna Lajara

La base de nuestra mentalidad son nuestras creencias. Lo que podemos ver es el reflejo de lo que no podemos ver. 

Existen dos tipos de creencias que son la base para la toma de decisiones:

Creencias Potenciadoras: Son aquellas que te impulsan y te motivan a crear lo que parece imposible para otros. Es la base de toda creación y solución que antes no existía. Es también la tierra fértil que permite que puedas ver los frutos de la semillita que es tu sueño. 

Creencias Limitantes: Son aquellas creencias que obstaculizan el logro de nuestros sueños. Son las “verdades” que aprendimos en el camino, y que se han vuelto una cárcel para nuestra imaginación. 

La base de nuestra mentalidad son nuestras creencias. Lo que podemos ver es el reflejo de lo que no podemos ver.

Las creencias son la tierra en la que sembramos la semilla de nuestros sueños, si la tierra es infértil (creencia limitante), puede que logremos poco o nada y viceversa. 

Es muy probable que las creencias limitantes sean instaladas en nuestra niñez, por alguien de autoridad. Una persona a la que amamos o de quien necesitamos aprobación. 

Lo interesante de estas creencias, es que ambas requieren la misma cantidad de energía y atención. Esto quiere decir que tú decides cuál de las dos será la tierra en la que siembres tus sueños. 

Ivanna comparte 4 acciones para que podamos cambiar nuestras creencias limitantes por creencias potenciadoras:

Identifica tu creencia

Volviendo al ejemplo de arriba, yo entendía que no estaba a la altura de la empresa que me estaba contactando y por eso no quería aplicar a la posición aunque muy en el fondo me hacía ilusión ser parte del equipo. 

Para entender un poco cómo funcionan las creencias limitantes, hay que conocer cómo funciona nuestro proceso de toma de decisión. Según Daniel Kahneman, uno de los pensadores más importantes del mundo, que recibió el premio Nobel de Economía por su trabajo pionero en psicología sobre el modelo racional de la toma de decisiones, nuestro cerebro tiene dos sistemas que modelan cómo pensamos: 

Sistema 1 es rápido, intuitivo y emocional, funciona todo el tiempo para ahorrar energía y no da instrucciones de manera racional. Este se mueve a través de nuestras creencias, sin cuestionarlas. 

Sistema 2 es más lento, deliberativo y lógico. Es el que procesa la información y la realidad, antes de tomar decisiones o de ejecutar. Es el que vela por los procesos, las estructuras y las decisiones estratégicas.

Nuestras creencias limitantes son parte del sistema 1, no son racionales. No significa que son correctas o incorrectas sino que simplemente son de la parte de tu cerebro que no cuestiona nada. 

Cuando identificas tus creencias limitantes estás haciendo el ejercicio de analizarlas y aquí entra en escena el sistema 2 el cual procesa la información antes de ejecutar la acción. 

Descubre la raíz de esa creencia

¿En qué momento aprendí esta creencia limitante? ¿Dónde lo escuché? y ¿Qué gané la primera vez que lo aprendí? 

Las creencias limitantes tienen un círculo vicioso que Ivanna Lajara explica magistralmente: 

  • Primero: Entiendes que tu creencia es tu verdad “no estoy a la altura de esa empresa”.  
  • Segundo: Actúas en base a esa verdad “como no estoy a la altura, no voy a continuar en la siguiente fase”.
  • Tercero: Obtienes los resultados esperados “no hago la siguiente prueba, por ende no tengo oportunidad de ser entrevistada y otra persona se lleva el puesto”. 
  • Cuarto: Refuerzas la creencia “Efectivamente, ese puesto no era para mí”. 

Como dijimos anteriormente, las creencias limitantes casi siempre surgen en nuestra niñez y si no tenemos las herramientas para detectarlas a tiempo, corremos el riesgo de reforzarlas porque inconscientemente haremos acciones que les den ese poder. 

Hazte responsable de tu creencia

Traduce o reescribe esta creencia, haciéndola completamente tuya. En mi caso, ¿Verdaderamente no estaba a la altura o solo era miedo? ¿Estaba preparada sí o no para aplicar? Yo sabía lo que había que hacer y me lancé a hacerlo aunque seguía con la inseguridad. Decidí no hacerme eco de las excusas y confiar en que sí tenía la capacidad para llegar. 

Hacerte responsable de tu creencia es no justificarla con tu contexto sino abrazarla, entenderla y sustituirla.

Sustituye la creencia limitante por una creencia opuesta 

En mi caso, cuando sustituí la creencia de “no estoy a la altura” por “tengo todo lo que necesito y más para aplicar a cualquier equipo de trabajo que me gusta”, inmediatamente, empecé (conscientemente) a confiar en mi capacidad (me costó mucho, pero lo hice). 

Este es el momento en el que decides cambiar esa creencia limitante por una potenciadora. Es el momento de cambiar la tierra y colocar una que sea fértil para lograr tus suenos. 

Hay muchas formas para lograrlo y una de esas es buscar personas que te puedan regalar creencias potenciadoras. Busca a alguien que haya obtenido los resultados que quieres y si puedes, pregúntale qué hizo, qué tuvo que cambiar para poder llegar a donde está. 

Como dice Ivanna, la idea es que tengas la apertura y disposición de evaluar tus creencias por más instaladas que estén en ti. 

Si eres miembro de nuestro club, te invito a que escuches este masterclass y descargues el cuaderno de trabajo para que pongas en práctica lo aprendido y empieces a destruir esas creencias limitantes que no te dejan avanzar en tu negocio. 

Si todavía no eres parte de Pretty Busy Club, muy pronto estaremos abriendo nuestras puertas y podrás tener acceso a todos nuestros masterclasses y documentos de apoyo. Mientras, inscríbete en nuestra lista de espera.

Firma editora Blog Pretty Busy Club Diana Ramos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Etiquetas

¡Comparte!

Share on linkedin
Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email