4 consejos para mejorar tu alimentación y ser más productiva en el trabajo por Jennifer González, nutrióloga.

Contenido

Está comprobado que existe una relación directa entre lo que comemos y nuestra productividad laboral. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) confirma que la alimentación es un factor importante en las condiciones de salud de los trabajadores y en su productividad. 

¿Cómo se relaciona tu alimentación con tu productividad?

La salud laboral, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la actividad multidisciplinaria que promueve y protege la salud de los trabajadores. La misma busca reducir los accidentes y enfermedades mediante la reducción de las condiciones de riesgo.

También de acuerdo con la OMS, un 20 % de los trabajadores pueden elevar su productividad si incorporan en su vida una alimentación saludable, lo cual les permitiría tener mayor bienestar físico y mental, dando como resultado un mayor rendimiento laboral.

Hoy en día todos sabemos que una buena alimentación puede ayudarnos tanto a prevenir, como a tratar enfermedades y promover la salud. 

La alimentación es una necesidad básica en todo ser vivo y es indispensable que sea satisfecha, porque sin ella no es posible la vida. Una buena alimentación cubre los requerimientos de nutrientes, llevándonos a un estado de salud óptimo. Al igual que el estrés, los problemas personales y la falta de sueño, los hábitos alimentarios influyen en nuestro bienestar. 

Por ejemplo, una persona con un déficit de hierro puede sentirse débil, apático y con poca coordinación, reduciendo la calidad de su trabajo. 

Sin lugar a dudas, cuando tenemos una mala alimentación nos sentimos cansados la mayor parte del tiempo, aún durmiendo las horas suficientes, tenemos poco interés por realizar nuestras tareas diarias, estamos irritados e incluso puede ocasionar depresión. 

También pongo otro ejemplo muy frecuente. Aquellos que salen de casa sin procurar ningún tipo de alimento durante el día con la excusa de que “no tengo tiempo”. Esto puede ocasionar una hipoglicemia (azúcar baja), lo cual es una situación de mucho peligro ya que tu cerebro se ve afectado de forma inmediata por la falta de azúcar, pudiendo ocasionar desde poca concentración hasta desmayos.

Por otro lado, también tenemos aquellos que se pasan el día picando o que por la presión y carga de trabajo comen de forma excesiva o por compulsión.

Consecuencias de una mala alimentación

Hoy en día tenemos una tendencia a no prestar atención a nuestra alimentación mientras estamos en el trabajo. Lo cual, sin darnos cuenta, afecta nuestro rendimiento laboral. Nuestras largas jornadas laborales, el correr de aquí para allá, muchas veces nos impide procurar los alimentos más sanos e incluso la realización de actividad física.

El punto más importante es que las malas prácticas alimenticias siempre, a la corta o a la larga, van a terminar en complicaciones como sobrepeso u obesidad, diabetes, hipertensión, entre otras enfermedades. Esto directamente afecta la productividad en el trabajo, ya que conlleva ausentismos laborales

Nuestra productividad se ve afectada cuando sufrimos de obesidad, ya que al tener más peso tenemos limitantes para realizar ciertos trabajos: nos sentimos cansados, afecta nuestra movilidad y agilidad, y provoca incapacidades o ausencias laborales.

La obesidad según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO, por sus siglas en ingles) aumenta en un 50% la perdida de la productividad y requiere un 88% más de visitas médicas que una persona sana. Entiendo que como emprendedores este no es un lujo que podemos darnos.

Entonces ¿Estás alimentándote de la manera correcta?

Aquí te dejo unos consejos para que mejores tu alimentación en el trabajo:

  • Si trabajas fuera de casa procura llevarte la comida al trabajo. Planifica lo que vas a comer durante la semana, ponlo en agenda. Incluso si dispones de poco tiempo puedes preparar tus comidas la noche anterior o hacer meal prep para toda la semana, por ejemplo, el domingo sería un buen día.

Elige alimentos ricos en proteínas y fibra. Estos son ideales para mantenerte lleno durante el día, así evitas el tener que estar “picando” fuera de hora.

Si vas a hacer snacks, procura que sean saludables. Un puñado de almendras (de 10 a 12 unidades) tiene nutrientes como el magnesio, que es un relajante muscular natural, además que generan sensación de saciedad o llenura.

Hidrátate. A veces estamos tan inmersos en trabajo que se nos olvida tomar agua. La deshidratación afecta nuestra concentración, y tomar agua suficiente nos ayuda a eliminar desechos y toxinas. Ten tu termo con agua a mano siempre. De ser necesario coloca una alarma hasta que hagas el hábito de tomar agua.

Si estás emprendiendo es preciso que cuides de tu salud y tu alimentación, sin ti no hay negocio. eres la pieza fundamental para que tu proyecto salga adelante, debes darte el valor que mereces.

María mendez blog

1 comentario en “4 consejos para mejorar tu alimentación y ser más productiva en el trabajo por Jennifer González, nutrióloga.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Etiquetas

¡Comparte!

Share on linkedin
Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

4 consejos para mejorar tu alimentación y ser más productiva en el trabajo por Jennifer González, nutrióloga.

Está comprobado que existe una relación directa entre lo que comemos y nuestra productividad laboral. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) confirma que la alimentación es un factor importante en las condiciones de salud de los trabajadores y en su productividad. Entérate cómo ser más productiva a través de tu alimentación.

Contenido

1 comentario en “4 consejos para mejorar tu alimentación y ser más productiva en el trabajo por Jennifer González, nutrióloga.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *