Cómo ser jefa y amiga y no morir en el intento

Contenido

A la hora de emprender y buscar profesionales para impulsar nuestro proyecto es común contratar amistades. No solo por  el deseo de querer apoyarlas, sino también por ser las personas en quienes más confiamos. Pero, ¿Alguna vez han pensado lo difícil que puede tornarse la mezcla de trabajo y amigas?

No les voy a negar, yo misma he caído en esta situación, lo que me ha llevado a bastantes tragos amargos en mi vida laboral. Sin embargo, una revisión de estudios realizada por Personality and Social Psychology Bulletin comenta las ventajas de trabajar entre amigas, aumentando la eficiencia y mejorando el ambiente laboral. 

Para que puedan disfrutar de estos beneficios en sus negocios, quiero compartirles mi primera experiencia trabajando con una de mis mejores amigas y las reglas de oro que les garantizarán el éxito en esta nueva relación laboral.

Establezcan límites desde el inicio

A la hora de emprender y buscar profesionales para impulsar nuestro proyecto es común contratar amistades. No solo por  el deseo de querer apoyarlas, sino también por ser las personas en quienes más confiamos. Pero, ¿Alguna vez han pensado lo difícil que puede tornarse la mezcla de trabajo y amigas?

Establecer límites es súper importante, sobre todo en el modo de referirse la una a la otra, los formatos de entrega, fechas y criterios de evaluación, evitando de esa manera cualquier malentendido.

Cuando empecé a emprender me vi en la necesidad de contratar a un diseñador gráfico. En ese entonces jamás había liderado un proyecto y trazar límites fue un paso que, en pocas palabras, me salté.

Mi amiga (que llamaremos Dani) estaba recién graduada de diseño y las ganas de trabajar juntas se apoderó de mí más rápido de lo que pude sentarme a analizar lo que realmente necesitaba. Ninguna de las dos consideró fechas de entrega, y no comuniqué los criterios que tomaría en cuenta para el servicio que estaba contratando. Así que podrán imaginarse cómo se fueron desenvolviendo las cosas…

Dicen por ahí que es mejor prevenir que lamentar y aclarar este tipo de puntos, que en la mayoría de casos no son tan evidentes como uno cree,  puede salvar la amistad y facilitar el trabajo de ambas. 

Cuiden y mantengan una actitud laboral durante las horas y espacio de trabajo

Tiempo tendrán de sobra, cuiden y mantengan una actitud laboral durante las horas y espacio de trabajo, y me refiero a evitar los chismes o cuentos que nada tengan que ver con el aspecto laboral. ¿Por qué? Al mezclar temas casuales con temas mucho más importantes hace que en nuestro inconsciente se vaya  desvaneciendo el límite entre el espacio de trabajo y el espacio de la chercha.

Eso puede generar que esas 4 u 8 horas que dediquemos a nuestra labor, realmente sean muy poco eficientes. Además, por supuesto, de comprometer la exigencia en las solicitudes de entregas. No hay nada más incómodo que dar un paso atrás cuando hablamos de asuntos que ya fueron permitidos anteriormente. Por ello recomiendo SIEMPRE tener este punto claro. 

A pesar de que sean mejores amigas el primer objetivo de estar compartiendo esta nueva relación es lograr que se alcancen los objetivos.

No abusen de sus amistades

Es decir, olvídense de todo lo que sea gratis y del “descuentico porque somos [email protected]” 

Me imagino que están pensando “bueno pero ella sabe lo que cobra”, “es que no tengo tanto presupuesto”, “ella me está apoyando en mi proyecto” y  si, eso yo también lo dije muchas veces. Pero recuerden que hablamos de negocios y para que un negocio funcione debe ser ganar-ganar.

El haber escuchado esto antes me hubiera ahorrado bastantes discusiones. Cuando trabajé con Dani realmente mi presupuesto era casi inexistente, es decir, que rendir el dinero se había vuelto mi profesión. Dani, al querer conseguir su primer cliente, me ofreció su servicio por un 85% menos de lo que había estado cotizando con otros diseñadores.

Por supuesto, como profesional en rendir el dinero, acepté sin pensarlo mucho, pero a medida que el proyecto avanzaba las trabas comenzaron a surgir. Dani empezó a sentirse muy incómoda al darse cuenta que el monto que había sugerido en un principio no hacía justicia a todo el trabajo que debía llevar a cabo, y yo, habiendo pagado, sentía el derecho de que se realizará lo prometido. Lo que volvió nuestra relación laboral en un lío.

Pagar lo justo por un servicio garantiza que se termine a tiempo, con los resultados esperados y las amistades intactas.

Respetar la posición, espacio y horario de trabajo

Por supuesto, al querer terminar rápido el servicio y estar cansada de la situación en la que me encontraba con Dani, las formas, el respeto y los tiempos de descanso empezaron a desaparecer. Esos ratos que antes eran de sentarnos a tomar un café, almorzar algo rico y hablar de los chicos, fueron apoderados por el trabajo, trabajo y más trabajo. No solo ambas estábamos saturadas con los problemas que ya teníamos entre nosotras, sino también habíamos cambiado cualquier rato libre que teníamos para hablar sobre el proyecto.  

Hacer respetar la posición, espacio y horario de trabajo es indispensable, es decir, siempre manejarse como si fuera un empleado o jefe más. ¿Qué le comentarías y qué no? ¿Cómo se lo dirías? ¿A qué hora enviarías un mensaje por whatsapp hablando sobre entregas? Etc.

Pero, sobre todo, respeten el espacio y tiempo de calidad juntas para fortalecer su amistad y darle espacio a desconectarse y descansar de la parte laboral que ahora forma parte de la vida de ambas.  

Comunicar en el tiempo correcto es un arte 

Corregir y comentar cambios suele ser el tema más complicado. Ya sea por querer evitar herir sentimientos o entrar en discusión. Y si, es verdad, las discusiones entre amigas pueden ser una pelea de gatas… pero ¡HEY, ESTO ES TRABAJO! y la comunicación es indispensable. Comunicar en el tiempo correcto es un arte y mientras lo hagas con un tono de respeto todo estará bien. Comprometerse a buscar puntos neutros y expresar sus opiniones cada una por separado y sin interrupciones puede ser una vía para expresar sus incomodidades. Al final de cada sesión es indispensable concluir con soluciones a los malentendidos para que el trabajo en equipo siga mejorando y fortaleciéndose con el tiempo.

Pongamos el caso hipotético de que hay un tema que quieres discutir con tu amiga:

  • Empieza resaltando los puntos que te gustan y que crees que ha alcanzado satisfactoriamente.
  • Comenta que hay algunas cosas que puede mejorar. ¿Cuáles son? ¿De qué modo sugieren que sean modificadas? ¿En qué tiempo creen ambas que pudieran ser entregadas nuevamente?
  • Un recurso que puede ayudar son las referencias. Trae a la mesa ejemplos gráficos o literarios de lo que entiendes que puede funcionar. 
  • Por último, resalta nuevamente los puntos en los que estuvieron de acuerdo, y los compromisos que tienen ambas para su próximo encuentro. 

Emprende, trabaja y crece con tus amistades. Poner en práctica estos consejos les ayudará no solo a cumplir sus metas, sino también a mejorar y fortalecer cada vez más su amistad y desempeño laboral. ¡Estoy segura de que el éxito estará de su lado!

Gaby firma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Etiquetas

¡Comparte!

Share on linkedin
Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email